Bypass Gástrico

Es otra opción de tratamiento laparoscópico del tipo malabsortivo, para la obesidad, El 12 de mayo de 1976, el cirujano italiano Nicola Scopinaro realizó la primera reducción de estómago siguiendo un método de derivación biliopancreática que él mismo había diseñado. Hoy, 30 años y 2.961 intervenciones después, Scopinaro ha hecho una revaloración de su método que, según sus estimaciones, es el elegido en el 20 por ciento del total de intervenciones de cirugía bariátrica que se realizan en el mundo. En esencia, la técnica Scopinaro no ha cambiado. El concepto sigue siendo la derivación de los jugos biliopancreáticos en la parte más lejana del intestino delgado para interferir en la digestión, limitando la absorción de grasas (40 gramos al día) e hidratos de carbono (220 gramos al día).

Sin embargo, en estas tres décadas la intervención se ha personalizado, adaptándose al volumen gástrico y longitud intestinal de cada paciente, ha comentado Scopinaro en las jornadas de Obesidad: Un enfoque multidisciplinario, celebradas en la sede de la Fundación Mutua Madrileña, en Madrid y dirigidas por Antonio Torres, jefe de Servicio de Cirugía del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid.

"En los primeros años de experiencia tanteamos el volumen y longitud más apropiada para cada caso, en función de entre diez y quince parámetros fácilmente identificables (sexo, edad, hábitos dietéticos, costumbres culinarias de la región, grado esperable de cumplimiento e ingesta habitual de proteínas, entre otras) que optimicen los resultados de la intervención".

Esto evita las complicaciones en pacientes con bajas expectativas de cumplimiento a los que se les mantiene mayor capacidad gástrica.

"La pérdida de peso no es tan llamativa, pero se evitan complicaciones", ha justificado.

La técnica Scopinaro es la única en la que los pacientes pueden comer lo que quieran y a pesar de eso pierden peso solo los dos primeros años, manteniéndolo "de por vida". Y aunque sólo el 1 por ciento requiere ser reintervenido para deshacer el circuito por problemas graves:

Scopinaro sostiene que los médicos se niegan a aceptar las bondades de su técnica por la agresividad que conlleva, ya que implica una gastrectomía parcial, "la misma que lleva cien años haciéndose de forma segura en casos de tumores gástricos", ha justificado.

Existen varios tipos de bypass sin embargo en todos el fin es el mismo, limitar la absorción de alimentos y por consiguiente reducir el exceso de peso

De un clic en la imagen para aumentarla de tamaño

 

CirLap© 2002 All Rights Reserved